10 Hilos: Felicidad sospechosa (primera parte)

By

Una conversación que mantenía ayer derivó en esta expresión: “felicidad sospechosa.” En concreto, se hablaba de una persona que siempre estaba sonriente, pero con una sonrias que, al parecer, perturbaba a los que hablaban de esta persona, ya que la veían como una sonrisa irreal en cierto modo.

Es un tema que me ha encantado ya que, estando tan interesado como estoy en “estudiar” la felicidad, ha dado pie a que me pregunte si la felicidad debería ser sospechosa o bien si deberíamos sopechar de la falsa felicidad.

Pongamonos en situación de algo que podría ser esa felicidad sospechosa que hablábamos ayer pero que yo, por motivos que expondré más adelante, llamaré ‘felcidad atípica’: Una persona que siempre, siempre, siempre (o casi siempre, casi siempre, casi siempre) se muestra sonriente y risueña. Opciones:

  • A) La primera opción, que dio una de las contertulias allí presente: “Es posible que tenga una cara que de por si siempre tenga expresión feliz y, aunque esté triste, no pueda reflejarlo en el rostro.”
    • En ese caso nos planteamos ante la situación estandar de cualquier persona, solo que tenemos una situación de expresión facial que hace que nos planteemos el tema. Es decir, es una situación de pseudo-felicidad atípica.
  • B) Gente que finge ser feliz:
    • Aquí cabrán mil y una explicaciones… pero soy incapaz de entender qué se gana con ello. ¿Es una manera de autosugestionarse y creer que uno es feliz?¿Es una manera de impresionar?¿Es para atraer gente?¿Para no ‘preocupar’ a los que se encuentran a su alrededor? Uhm… me guardaré esta reflexión para otro hilo (pero os dejo que me respondáis en los comentarios para qué se os ocurre que sirve fingir ser feliz), a fin de que éste (y todos) sea lo más sencillo posible.
  • C) Gente que realmente es feliz:
    • ¡¡Aleluya!! Contadnos vuestro secreto (Ah, pero… ¡esperad! No hay secreto, no tienen secreto, nos dirán que es sencillo y no queremos creer, pensaremos que algo ocultan). ¿Qué tiene entonces de sospechoso? Pero si se supone que es a lo que aspiramos… Parece que quien lo consigue se vuelva “sospechoso” y haya realizado un pacto con el diablo o algo así para ser feliz

Bueno, pues para mí, ni A, ni B, ni C. Se puede ser felíz y que nos despierte curiosidad, o cuanto menos recelos con respecto a la felicidad ajena, pero eso no es sospechoso, simplemente es una felicidad que nos choca, que no nos esperamos, una felicidad atípica.

 

Aquí la segunda parte