Retos

boing! boing! boing! splotch!

Difíciles o no, nos sacan de la rutina del caminar habitual.

De tan fácil como es caminar, casi nadie piensa en qué paso dar, con qué distancia, con que fuerza o velocidad, cuánto impulso…

Lo bonito de los retos es que nos recuerdan para qué hacemos las cosas, para qué nos esforzamos. ¿De qué nos sirve andar si hemos olvidado como se anda? Desde luego da miedo plantarse frente a los retos, dan mucho miedo. Dan, también, sensación de impotencia a veces. Pero, sabiendo que saldré vivo de ellos (y más fuerte si cabe) a mi me dan ganas de sonreír, porque sé que lo que hoy es un reto mañana será un logro.

No tengas miedo de que la vida te desafíe, es su manera de decirte que te tiene en cuenta. Te plantea un reto con su sonrisa pícara.

Y a ti, ¿qué te hace sonreír?

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s