By
Si no puedes ganar una discusión, imítales con una voz ridícula.