El esfuerzo y su recompensa

La recompensa y el vértigo

Sencillo. Tanto como aquello de “a nadie le amarga un dulce,” A nadie le amarga la recompensa tras el esfuerzo.

Pero el verdadero motivo para sonreír, el bueno de verdad, es el tener la fortaleza (mucho más psicológica que física) de seguir adelante con el esfuerzo incluso cuando la recompensa es tan lejana, desconocida o dudosa, que no es aliciente suficiente.

¿Cómo no sonreír tras mostrar tesón, inabatibilidad, garra y la fuerza interior de darlo todo?

El que se lanza a la batalla sonriendo no siempre es un loco, a veces también es que disfruta de lo que hace (tradúzcase batalla como “vivir”)

Y a ti, ¿qué te hace sonreír?

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s