El primer golpe, en la boca

Quería escribir, lo juro. Lo tenía claro y meridiano. La idea ya estaba en la cabeza, unirme en paralelo a los 52 golpes y, al final, castañazo. Pero no al final, no. En la recta de salida. Fallando ya en el primero de ellos.

¿Moraleja? Si tienes que escribir un relato a la semana y el fin de semana te vas de viaje, por ejemplo, o sales de cualquier forma de tu rutina con infinitas posibilidades de imprevistos… ¡Escribe al principio de la semana!

Me da mucha rabia, ya tenía la idea, llevo toda la semana desarrollándola en mi mente y ahora mismo, cuando queda una hora, no tengo el humor ni las ganas de escribir lo que había pensado. Así que me redimo así, escribiendo en unos minutejos lo patán y desorganizado que soy.

52 relatos que son 52 oportunidades para crear 52 pequeños mundos. Ahora ya sólo me quedan 51. ¿Cuántas más desperdiciaré? Se abren las apuestas.

Un comentario en “El primer golpe, en la boca

¿Tienes algo que decir?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s