41 hilos: El duende de los deseos

By

Hay en mi casa un duende, un duende mágico, que es capaz de cuidar y proteger lo que más aprecias y al que le puedes pedir un deseo. Con ese deseo, el duende hace todo lo que está en su mano por acercarte a conseguirlo.

Hace dos años le dije al duende:

—Duende, éste es mi deseo. Cuídalo y ayúdame a alcanzarlo.

El duende, mostrando su pícara sonrisa, permaneció en silencio mientras me miraba fijamente. No se movió más. Día tras día me observaba, sin decir nada, sin recordarme que estaba allí, hasta que un día me vi igual de lejos de aquel deseo que hace dos años. Puede que me viera más lejos incluso. Hablé de nuevo con él:

—Duende, hace dos años te pedí un deseo, desde entonces lo guardas y ahí sigue, en tu cofre del tesoro, protegido. Sin embargo —añadí—, no me veo más cerca de cumplirlo.

Sin cambiar el rostro, por fin el duende me habló.

—Aquí guardo tu deseo, y a diario recuerdo la labor que me has encomendado. Sin embargo —añadió—, no me permites hacer mi trabajo. Has de respetarte a ti mismo.

—¿Y qué tiene que ver —pregunté, ligeramente molesto— el respeto que me tenga a mi mismo con que me concedas un deseo que no depende del respeto?

—Tiene que ver. Si no eres tú el primero en respetarte, no tienes derecho a esperar que yo lo haga. Y yo no concedo deseos a gente que no se respeta. Si me pides la luna y mientras la traigo cavas para ir al centro de la tierra, no estás queriendo la luna. Cuando seas coherente, cuando lo que pienses, lo que sientas, lo que desees y lo que hagas sean lo mismo, entonces cumpliré tu deseo —contestó la criatura.

—¿Por qué no me lo has dicho en todo este tiempo?

—Porque no me has preguntado en todo este tiempo, no me has visto en todo este tiempo. Cuando has sido capaz de verte a ti mismo, has sido capaz de verme también a mí.

—Entonces, ¿ahora cumplirás mi deseo?

—Mi trabajo ya está hecho, ahora cumple tu deseo tú. Feliz cumpleaños.

Y el duende se quedó callado de nuevo, custodiando mi deseo, con su pícara sonrisa, viéndome trabajar por el deseo.

Espero que se cumpla, quiero que se cumpla, deseo que se cumpla, hago que se cumpla.