17 Hilos: Leer gente

By

De nuevo me baso en conversaciones que tengo últimamente, aunque realmente se trata de algo que llevo mucho tiempo viendo y me da pie a no pocas reflexiones.

Se trata de la capacidad que tiene mucha gente de leer la situación emocional de otras personas. Hablo de algo más allá de la empatía, es decir, puedes ponerte en el lugar del otro si conoces su situación, si sabes en qué situación te vas a poner, pero conocer o imaginar dicha situación sólo por comportamientos, comentarios ambiguos… me resulta fascinante. Quizás se trata simplemente de ser un poco observador y no es algo tan meritorio, pero me llama tanto la atención las elucubraciones que llegan a realizarse en base a cambios de comportamiento, que en la mayoría de los casos pasan desapercibidos para mí.

Hablo de lectores de gente, una fusión de observadores y émpatas que, al menos entre la gente que conozco, no es poco frecuente. Pero también hablo de gente que es leída, o que busca serlo. Gente que nunca dirá qué le sucede, pero que espera que algún “lector” lo adivine tras estudiar su comportamiento. Curioso, cuanto menos, lo simple que podría ser todo y lo natural que se vuelven cuestiones que son muy complejas.

Algún día tendré que mantener una charla profunda con algún sociólogo, al fin y al cabo no dejo de ver en un lado y en otro, en la importancia que se le da al estado ajeno y a la relación que tenemos con otros, que la interacción social, correctamente dirigida, es un buen generador de felicidad.